Archivo de la etiqueta: Concursos

Pasapalabra, ‘wash my brain!’

Pasapalabra
Pasapalabra

¡¿Qué?!
¡¿Cuando?!
¡¿Quién?!
¡¿Dónde?!
¡Pasapalabra!

Nos maravilla ver a concursantes de programas de televisión responder todo tipo de datos.

Datos. Datos. Datos.Todo Datos.

Fran de Pasapalabra es un crack! – se oye desde el comedor.

Pero… ¿por qué en estos programas nunca se formula la pregunta “¿POR QUÉ?”.

-¿Qué año empezó la Revolución Francesa?
-1789
-¿Por qué ocurrió?

Nunca verás un concurso así.

No lo digo yo. Lo pronosticó George Orwell en su novela 1984.

La pregunta POR QUÉ nos hace reflexionar.

Te muestra el motivo real que construyó la historia, hace volar un avión o la razón por la cual no deberías abusar del alcohol o la coca cola.

Y sobretodo, hace que EMPATICES con culturas, personas o tiempos remotos.

La Revolución Francesa empezó por una enorme desigualdad entre ricos y pobres (simplificando el asunto).
¿No vemos hoy como tan solo un 1% de la población mundial está acaparando toda la riqueza del 99% restante? ¿No es ésta otra enorme desigualdad entre ricos y pobres?

Eh aquí el quid de la cuestión.

Pasapalabra?

La acumulación de datos en tu cabeza no hace otra cosa que ‘hacerse un hueco’ en tu memoria.

Está demostrado que la capacidad del cerebro para almacenar información es limitada. Es decir, cuando aprendes algo nuevo, un conocimiento previo se califica como inútil en tu cerebro y es desechado. ‘Se borra‘.

Cuando oigas lo de ‘el saber no ocupa lugar‘, ¡no dejes que te convenza! Sí que ocupa espacio, sí. ¡Y bastante!

Así que, cuando miramos programas de televisión (como Pasapalabra), está entrando en nuestra memoria un chorro de información que, al mismo tiempo, está ‘borrando’ datos que a lo mejor sí que te son útiles, digamos, ¿mañana? (Por cierto, ¿donde aparqué el coche en la calle ayer? ¿dónde he dejado mis llaves?).

Me acuerdo del protagonista de la Naranja Mecánica sin poder cerrar los ojos porque cuatro garfios de hierro le estiran los párpados. Le obligan a ver imágenes televisivas para resetear una parte de su cerebro.

¿Estamos haciendo lo mismo a nuestra mente pero voluntariamente? 

¡Deja un comentario!



¡Pásate por la sección de Libros seleccionados por el equipo de WATM.com! ¡Alimenta tu espíritu crítico!