Todo lo que necesitas saber para entender qué es la asertividad

Asertividad
Asertividad para tener seguridad en uno mismo

Hace tiempo que tenía ganas de proponer mi definición de asertividad en alguna web. Así que, voy a ello.

Me apasiona la psicología. En mis ratos libres siempre ando buscando algo relacionado con esta disciplina. Una decepción que me llevo a menudo es las definiciones tan poco claras de asertividad que encuentro en la red.

La asertividad es algo tan sencillo como:

La práctica y defensa de los derechos personales legítimos sin vulnerar los derechos personales legítimos de los demás.

-WATM 🙂

Asertividad y tus derechos personales

A esta definición -pues- hay que añadirle cuales son esos derechos personales legítimos:

  • Derecho a decir que NO ante cualquier propuesta y momento. Cuando estás a dieta y te ofrecen un helado, es jodido acordarte de la asertividad, ¿verdad?
  • Derecho a cometer errores. ¿Quién es perfecto?
  • Derecho a tener una opinión o creencia diferente a la de los demás.
  • A veces, tenemos derecho a ser los primeros. No aplicable cuando solo hay un asiento libre en el bus y tienes a tu lado una abuelita que está de pie) 🙂
  • Derecho a cambiar de linea de actuación en cualquier momento. Aunque te recomiendo que si se trata de deshacer una cita, avises con al menos 24h-48h de antelación, a ser posible
  • Derecho a quejarse. Especialmente si es debido a que alguien te ha tratado mal.
  • Derecho a pedir ayuda o expresar malestar emocional. No vayas por la vida siendo un SuperMan. Te va a estallar la cabeza.
  • Derecho a cambiar lo que no nos gusta. Si te encuentras una mosca en la sopa, ¿la apartas o se lo dices al camarero? Respuesta correcta: “Camarerooooooo!!”
  • Derecho a no esconder el dolor físico o emocional. Si tienes fiebre, te quedas en casa. Si tu jefe no lo entiende, es su problema.

Más derechos a defender:

  • Derecho a no interpretar los consejos de los demás como órdenes. Ni tampoco:
  • Derecho a no tener que anticiparse a los deseos de los demás.
  • Derecho a no tener que justificarse. No des más motivos de los necesarios cuando te pregunten por el ‘por qué’ de tu comportamiento.
  • Derecho a que te premien por hacer bien tu trabajo. No esperes un millón de euros pero si te encuentras con gente que nunca da las gracias, quizás es hora de tener a ese alguien bien lejos.
  • Derecho a no tener que resolver los problemas de los demás. Sé amable y escucha los problemas de la gente, pero no te desvivas por tener que solucionarlo.
  • Derecho a detenerte y reflexionar antes de decidir. Cuando te escriben por whatsapp y no ves clara una propuesta, dilo: “me lo tengo que pensar”. Acuerda una hora para comunicar tu decisión. Recuerda tu primer derecho! Puedes decir que no siempre que quieras.
  • Derecho a pedir lo que quieras. No creas que tu propuesta es menos válida, más aburrida o más absurda que la de los demás.
  • Derecho a hacer menos de lo que eres capaz de hacer. No intentes hacer un mortal en la pista de baile. Hay formas más fáciles de ligar.
  • Derecho a estar solo. A veces, para ordenar las ideas necesitamos nuestro tiempo y espacio.

En Internet puedes encontrar listas de hasta 25 derechos pero aquí he hecho un filtro de las más importantes (un total de 18).

¿Tienes alguna duda?¿Crees que no he mencionado algún derecho importante? Leeré con gusto tus comentarios.



¡Pásate por la sección de Libros seleccionados por el equipo de WATM.com! ¡Alimenta tu espíritu crítico!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.